MUSEO DE ARTE LIMA (MALI)

Propuesta desarrollada en conjunto con la oficina de arquitectura peruana NOMENA Arquitectos. 2016.

 

Lo urbano_ ANILLO CULTURAL.
El proyecto urbano busca generar continuidad y apertura de los Parques de la Exposición y Juana Larco de Dammert a través de plazas públicas, bordes y ejes que permiten dar continuidad y vincular la relación entre parques como también con su contexto inmediato y ciudad. Actualmente existen dos condiciones urbanas que impiden la relación del parque con la ciudad: 1. lo hermético del Parque de la Exposición y 2. El alto flujo vehicular en Avenida 9 de Diciembre.
Primera estrategia urbana se basa en configurar el borde y hacerlo más permeable a través de una sucesión de plazas públicas que crean nuevos accesos al parque mediante los edificios culturales, estrategia que permite expresar y relacionar directamente al peatón y la ciudad al ámbito cultural propio del Parque de la Exposición.
La segunda estrategia genera un nuevo eje en sentido norte-sur al lado Oeste del MALI que busca integrar y darle continuidad peatonal a los parques. Esta estrategia tiene en cuenta la relación directa entre el subsuelo de la estación central del Metro y los parques, por lo tanto, este nuevo eje permite que el peatón pueda transitar directamente en sentido norte-sur a través de una grieta que genera el acceso al nuevo edificio y además, es un paso de tránsito peatonal seguro y conectado.

Lo arquitectónico_ EL VACIO CENTRAL.
El museo se plantea como un edificio completamente enterrado para conservar y poner en valor el edificio histórico del MALI y poder otorgar una mayor superficie de espacio público debido al alto flujo peatonal existente hoy en día. El edificio está organizado en tres niveles y es de estructura aislada para evitar vibraciones y filtraciones, mejorando las condiciones de conservación.
Se utiliza un vacio interior urbano como estructurador del proyecto, de escala metropolitana y que fomente la integración de todas las actividades del nuevo museo. El edificio toma prestado el patio central del actual Palacio de la Exposición transformándolo en un espacio más dinámico, en el que confluyen todas las actividades del nuevo programa -biblioteca, academia, cafetería, exposición- activándose de manera vertical. Esto potencia el recorrido lento de los visitantes a través de toda la exposición.
Como segunda estrategia se incorpora una plaza útil para el peatón, que permita un nuevo acceso al parque y que propicia relaciones urbanas cotidianas del ciudadano poniendo en valor al edificio existente. Esta intervención se expresa como una fachada útil, que fomenta la integración de los visitantes de la calle con el hall interior, a través de incisiones en la superficie –utilizando el ritmo de la fachada oeste del Palacio de Exposición-.